Por la senda de los Prisioneros hasta Pelayo

Estoy de acuerdo con la frase que dice:

La historia la escribe los vencedores

Es algo que se ha demostrado a lo largo del tiempo. Sin embargo, algunas veces los vencidos dejan un leve rastro que deja ver lo cruel, injusta y dura que puede llegar a ser una guerra.

Para situarnos. Nos encontramos en Abril del año 1939, no hace mucho. Franco da por terminada la Guerra Civil con el último parte de guerra, declarando su victoria y estableciendo su dictadura. Mientras que en Europa empieza a fraguarse la Segunda Guerra Mundial. Bajo estas condiciones, la dictadura de Franco lanza el “Plan Defensivo del Campo de Gibraltar” con el objetivo de fortificar y defender la zona de un posible ataque desde la costa, prestando especial interés a Gibraltar.

Con la idea de tener el plan de defensa acabado cuanto antes y las cárceles llenas de presos de la recién acabada guerra civil, Franco decide crear los Batallones Disciplinarios, que no eran otra cosa que esos presos organizados en batallones de trabajo formados entre 700 y 1000 personas obligadas a trabajar en condiciones inhumanas en la construcción de pistas, puentes y todo lo que hiciera falta.

Pues la ruta que os presento es una de estas pistas ideadas dentro del plan defensivo y cuya finalidad era la de conectar la carretera militar del Estrecho, con la que va al valle de Ojén, desde Facinas al puente de hierro de Los Barrios. Fué construida por el batallón disciplinario nº 22, donde uno de estos presos dejó escrito su aportación a la historia en un bloque de hormigón. Eso sí, esta vez contada desde el bando vencido.

La inscripción dice literalmente:

Aquí ansido (han sido) licenciados los soldados del Batallón Disciplinario nº 22 pertenecientes a la quinta Región. 22-2-42

Rastro dejado por el prisionero del Batallón
Rastro dejado por el prisionero del Batallón

 

Para recorrer esta parte de la historia de España, partiremos de la barriada del Cobre en dirección al Río de la Miel. Seguiremos este camino hasta encontrarnos con un gran alcornoque que divide el camino en dos. A la derecha vamos en dirección al Río de la Miel y a su puente de piedra con sus molinos y sus pozas y a la izquierda a los Tres Pinos. Tomaremos el de la izquierda, un camino empedrado y en muy mal estado que asciende de forma lenta pero continua hasta los 250 metros, altitud a la que se encuentra la planicie de los Tres Pinos y lugar donde comienza nuestro sendero.

Un cartel informativo marca el comienzo del sendero. Lo que fue en su día, un camino empedrado lleno de personas esclavizadas, hoy no es más que un pequeño sendero pedregoso de unos 5 km de longitud que va ganando altura hasta los 430 metros.

Durante el ascenso, el camino nos va contando con pequeños detalles, como las protecciones de hormigón, zonas empedradas, puentes e inscripciones, parte de lo que tuvo que ser vivir en aquella época, no tan lejana,  como prisionero de guerra. A la vez que nos deja increíbles vistas de la Bahía, mientras recorremos la falda de la Sierra del Algarrobo.

El sendero, que nunca se llegó a terminar, acaba en los restos de un puente a medio construir. A partir de aquí el camino cambia radicalmente, adentrándonos en una especie de selva de alcornoques de gran belleza, dejándonos apreciar de vez en cuando preciosas vistas del canuto del Río de la Miel y de su parte alta.

El sendero, aunque se estrecha, no tiene pérdida, sólo hay que continuarlo para llegar a Manzanete, indentificable por los restos de alguna muralla de piedra y algunas viviendas y chozas, para llegar después al Puerto de la Higuera en las Corzas.

En este punto, buscaremos un pequeño sendero que desciende entre alcornoques que nos llevará una pista forestal, la cual nos conducirá hasta la barrida de Pelayo.

Fecha:

La ruta fue realizada en Febrero del 2011.

Descripción:

Buena ruta de senderismo con increíbles vistas de la bahía, del canuto del Río de la Miel, así como de las esclarecidas, ascendiendo por el sendero de los prisioneros hasta llegar al Puerto de la Higuera en las Corzas, para luego bajar hasta Pelayo

  • Circular: No. Empieza en la barriada del Cobre y acaba en la barriada de Pelayo. Algeciras.
  • Dificultad Física: Media.
  • Dificultad Técnica: Baja.
Tarjeta MIDE
Tarjeta MIDE. Más información del Método MIDE aquí

Recomendaciones generales de la ruta:

  • Llevar agua suficiente.

Mapas y perfiles:

2 thoughts on “Por la senda de los Prisioneros hasta Pelayo”

Deja tu comentario